The Oyster Murders, sonidos oscuros y estimulantes

oystermurders

The Oyster Murders es una banda australiana formada por Grant Redgen (voz, guitarra); Wendy Redgen (voz, sintetizador); Shaun Edwards (batería) y Chris Macpherson (bajo). Su más reciente EP, Mourning Birds, es taciturno y onírico, una colección de temas con un estimulante sonido añejo que no deja de ser actual, sin aferrarse a modas pasajeras. Canciones que llenan la atmósfera de extrañas y desalentadoras emociones.
En entrevista, Grant Redgen nos habla sobre este material, la inspiración y cómo nacen sus melodías.

Su nombre se deriva de una novela de Lewis Carroll, ¿por qué elegir a este autor?
Sí, Alicia a través del espejo y el pequeño poema contenido en la obra sobre la morsa y el carpintero es de donde vino la inspiración para el nombre de la banda. Es un cuento triste acerca de unas pobres ostras bebés que son engatusadas para separarse de su madre, les cantan para distraerlas y luego comerlas. Lewis Carroll tiene una maravillosa narrativa negra escondida bajo un descarado sentido del humor y, en ese momento, tenía sentido hacer referencia a una de sus obras con el nombre de la banda. En realidad, no fue pensado para darle mucha importancia.

Cada canción logra una atmósfera muy íntima, ¿cómo nacen sus melodías?
Usualmente las melodías principales para las canciones aparecen muy rápido en el proceso y son el gatillo para el resto de la canción. Creo que la intimidad viene de que la mayoría de las canciones se escriben en la soledad de la sala de estar, en lugar del espacio para ensayar con toda la banda. La escritura inicial de una melodía y su letra es, frecuentemente, un momento solitario y reflexivo. Por supuesto, las cosas se vuelven más refinadas cuando las banda entera se involucra, pero el estilo introspectivo de la escritura se mantiene en el centro de las canciones.

Háblame de sus letras, ¿cuál es su fuente de inspiración?
Líricamente hay un poco de sentimiento melancólico en este EP, incluso en el título Mourning Birds. La canción “Atlantis Quarterly” está parcialmente basada en una de las primeras publicaciones del movimiento de supervivencia de la guerra fría, y también es una metáfora acerca de los sentimientos de duelo ante la ansiedad del final de algo: ya sea el fin del mundo, la vida o una relación. “Oh shadow a dark crow grow” es acerca de enfermedades con conceptos de realidades alternas entretejidas; es pensar en nuestra existencia y la naturaleza imperante de la muerte. “Feed ourselves to the wolves” es una especie de homenaje al libro Un mundo feliz, de Aldous Huxley, y “Disaster flower bloom” está inspirada levemente en David Lynch.

¿Qué ha sido lo más difícil de enfrentar en la escena musical?
Como muchas bandas, creo que, en general, es el tratar de atraer la atención de la gente sin tener que rebajarse a trucos baratos o ser pendencieros de la que sea la nueva moda en gustos musicales o aficiones sociales tan inmediatos que no duran mucho. Parece que la mayoría de la gente, en este momento, quiere todo rápido y accesible, para ser compartido en páginas como Facebook o Twitter. Vivimos en una era en la que hay videos de lindos gatitos que tienen más vistas en YouTube ¡que las composiciones de los grandes como Mozart!

¿Qué encontrará el escucha en Mourning Birds?
¡Ojalá encuentre un buen álbum! El EP trata algunos temas serios, pero con una constante sátira oscura. El título es también una forma de sátira. La palabra mourning [estar en duelo] es un homófono de morning [la mañana] y cuando el título del disco es dicho en voz alta, puede sonar muy dulce a pesar de que la realidad sea más dura. Ésta también es una buena analogía de cómo suena el disco: aunque hay temas oscuros es melódico y movido en general. Musicalmente, nos inspiraron bandas como Galaxie 500; Cocteau Twins; The Smashing Pumpkins, en sus inicios; Eels y muchas otras bandas de la vieja onda oscura.

About Leticia Zwittag

Comunicóloga, escritora, excolaboradora de La Mosca en la Pared, fotógrafa. Fanática de NIN, fiel lectora de Ray Loriga y Frédéric Beigbeder. Ama los gatos y los alfajores.