Buffalo Tales, nebulosas historias llenas de melancolía

Escuchar a Wes Carr es como entrar en trance; su profunda voz y la nebulosa atmósfera que crean las canciones cuando las interpreta transportan a otros tiempos y lugares. Su música carece de trucos y efectos, es un recorrido por un paisaje sonoro en el que destacan la sencillez y la melancolía.

buffalotales

Roadtrip Confessions, su más reciente material, resulta un poco irónico; pues a pesar de ser el más personal, ya que está inspirado en su hijo, el australiano cambió su nombre para dar vida a este proyecto y así nació: Buffalo Tales.

¿Por qué elegir el seudónimo Buffalo Tales y decir adiós a Wes Carr?

Buffalo Tales es sólo un nuevo proyecto; decidí crearlo para liberar, bajo su nombre, algunas de mis canciones más folclóricas  Fue una nueva dirección musical y le di un nombre diferente. Ha sido una experiencia interesante ver cómo la gente reacciona al cambio. No le estoy diciendo adiós a Wes Carr, porque todavía soy yo creando la música, es una faceta diferente de mí, es todo.

Tus letras son un tanto íntimas, ¿te sientes expuesto?

Al estar expuesto es cuando más vivo te sientes. Al retarte a ti mismo, creativa y emocionalmente, es como expandes tu conocimiento y embistes los asuntos personales más importantes que necesitas resolver. Escribir canciones, a veces, es como ir a terapia, aunque en otras ocasiones es sólo algo que escribí y años más tarde logro comprender a lo que me estaba refiriendo.

album

En tu disco se abordan diversas emociones, pero prevalece la melancolía, ¿te consideras una persona triste?

Cada día me despierto como una persona diferente. Nunca puedes tener una única emoción. La nostalgia me trae melancolía y encuentro algo muy hermoso en ella, sin embargo, si te quedas ahí demasiado tiempo puede ser malo para la salud.

Tu  hijo inspiró tu nuevo disco, ¿cambió él tu forma de hacer música?

Él cambió todo. Tener una personita de quien eres responsable al 110% te hace darte cuenta de cuál es tu propósito en la vida. Puedes buscarte a ti mismo todo el tiempo que quieras, pero tener un hijo te pone los pies en la tierra de la forma más profunda y sincera.

¿Cómo nace el concepto de Roadtrip Confessions?

Nació de un concepto suelto, de “estar en camino”. Las canciones que escribí desde que tenía 14 años hasta la fecha están todas entretejidas en el álbum. Cuentos de confesionario, de un trovador, supongo.

Interpretas “Take this waltz”, de Leonard Cohen, y “Diamonds”, de Rihanna, sin perder tu estilo, ¿cómo lo logras?

Hago las cosas a mi manera. Esas canciones en particular representan cosas completamente diferentes. Me encanta eso de la música. Es el lenguaje universal. Es una religión. Algunas personas tienen una actitud elitista sobre lo que es bueno y lo que no, no se dan cuenta de que caen presas de la infinita maquinaria del marketing que promociona a cierto artista. Todos los músicos y artistas son lo mismo, es la percepción del público lo que los mantiene alejados unos de otros.

En tu disco colaboran Rachel Sermanni y el trío sueco Baskery, ¿qué fue lo que te hizo elegirlas?

Son grandes artistas y grandes músicos, parecían las personas perfectas para el álbum. Rachel tiene una voz tejida de sobre tonos sedosos que le quedaban al fantasmagórico “Crazy heart” y Baskery es un conjunto punk folk que ruge como el fuego y el viento.

¿Qué necesitas para componer una canción?

Un corazón con pasión y deseo. No importa cómo suene mientras le des tu mayor esfuerzo. La gente responde a lo verdadero.

About Leticia Zwittag

Comunicóloga, escritora, excolaboradora de La Mosca en la Pared, fotógrafa. Fanática de NIN, fiel lectora de Ray Loriga y Frédéric Beigbeder. Ama los gatos y los alfajores.