Prometeo (Prometheus)

Por: La Butaca de en Medio
labudem@hotmail.com

Sin lugar a dudas desde que se supo que Riddley Scott estaría abordo de un proyecto como director y cuya historia se desarrollaría en el espacio muchos pensaron lo mismo: no había opción, tenia que ser algo ligado a Alien: El octavo pasajero. Ten cuidado con lo que deseas.

En un artículo del diario The Economist dedicado a esta cinta, con el cual estoy completamente de acuerdo -y que pueden ver aquí- aparece como título la frase “Más grande, no mejor” -refiriéndose a la original Alien- y en general sería una manera muy buena de describir esta película, que en lo particular me dejó mucho que desear.

Hay que decir que desde el trailer se muestra -o se quiere mostrar- que ésta será una película más o menos dentro de la misma línea de aquella que hiciera Scott a fines de los años 70, y qué mejor manera de hacer esto que el grito desesperado que se funde con una sección de metales hacia el final del avance. Sin embargo, nada más lejos de la verdad.

Primero que nada hay que decir que Scott dijo algo así como : “Hubo varios elementos que las secuelas de Alien no tomaron en cuenta, de donde vienen esto o aquello, por qué está aquí, un montón de preguntas que no tuvieron respuesta y son esas preguntas las que nos plantearemos en esta película” (no son las palabras exactas pero la idea es esa). Y efectivamente, las por siempre preguntas existenciales del “¿Quiénes somos?, ¿de dónde venimos y ¿a dónde vamos?” Son el motivo de esta cinta que lleva un gran peso filosófico en la trama, peso que desafortunamente desmerece la mayor parte de la película.

La situación es simple: el principio de la narrativa se enfoca mucho en las ya citadas preguntas existenciales, desafortunadamente lo hace de manera un poco lenta (aunque a final de cuentas lo hace bien, hay que decirlo) y después, casi a la mitad de la proyección, se vuelve una especie de “híbrido” -con todo lo que esto conlleva- con una típica película de Alien. Esto genera una ambigüedad que estará ahí el resto de la cinta y lleva a dejar bastantes preguntas al aire, y aunque se dan algunas respuestas la gran mayoría -de preguntas- parecieran ser una declaración implícita de Scott: “mis seguidores sabrán entender…” ¿pero qué pasa si no eres un seguidor de este director? Ya no hablaremos de las varias situaciones que de las cuales no se da explicación alguna (aunque sí vagas y quiero decir realmente vagas implicaciones).

Las actuaciones son buenas pero jamás excelentes, y en algunos casos completamente desperdiciadas. El personaje que interpreta Charlize Theron la primera parte de la cinta se posiciona como una personaje fuerte, por decirlo de alguna manera, fuerza que termina perdiendo en la segunda mitad de la cinta, esto como ya dije, en la transición de una cinta “existencialista” a una de “aventura/acción”. Una Charlize Theron sin un personaje fuerte es sin duda una Charlize completamente desperdiciada, créanlo o no su papel en Blancanives y El Cazador la hace lucir muchísimo mas. Pero vayamos con la protagonista de la historia.

Noomi Rapace es una excelente actriz que salto a la fama por su interpretación de Lisbeth Salander en la versión original de la trilogía de películas Millenium -versión sueca, por supuesto- y que en este caso a todas luces se pretendió fuera una “especie/versión” de la teniente Ellen Ripley de la ya mencionada Alien, interpretada magistralmente por Sigourney Weaver. Y no funcionó. La fuerza del personaje -Ripley- ha sido un ícono por más de treinta años, y me parece que el simple hecho de tratar de dotar a otro personaje de una misma serie -esta o cualquier otra- con características o atributos semejantes a un personaje de tanto peso es sencillamente un error. Pero en cuestiones de actuaciones hay cosas buenas.

Michael Fassbender hace un trabajo asombroso, su manera de interpretar a un androide es ciertamente muy diferente a lo que se había visto hasta ahora (eso incluye a androides que aparecen dentro de la misma saga de Alien), lástima que algunos errores argumentales o viles “implicaciones” se metieran tanto en el camino.

La verdad sea dicha, el resto del elenco sufrió una suerte que ningún actor desea: simple y sencillamente pudieran no haber estado ahí debido al escuálido peso argumental de los personajes. No hay empatía por los personajes que se ven en pantalla.

La música es otro tema que llamó mi atención. Como ya dije, al principio de la cinta la historia habla de verdad, descubrimiento, todo lo que es de alguna manera ser humano. En este tenor la música (específicamente un tema llevado por un solo de trompeta) describe perfectamente esta situación, el problema viene cuando este mismo tema lleva un papel principal en la segunda mitad de la cinta donde “la tonalidad” de la cinta ya ha cambiado por completo. La música está a cargo de Marc Stritenfeld

Ésta es un película con asombrosos efectos visuales, de eso no hay duda, si eres de las personas a las que les gusta este tipo de historias la tienes que ver, pero OJO, no es una precuela de Alien en todo el sentido de la palabra, es más, me atrevería decir, que una de las condiciones que se le impuso a la producción de esta cinta para que fuera realizada fue precisamente el hecho de que se ligara con la saga original para poder “colgarse” de algo en cuanto a publicidad. El señor Scott hace uso de todos los clichés del libro (y con justa razón, él invento muchos de ellos), lo cual hace de esta cinta en muchos puntos predecible.

El gusto se rompe en géneros y no hay mejor cíitico que el espectador. Si eres fan de Alien, ésta es una película que debes ver.

Las comparaciones con las demás cintas de Alien son algo que irremediablemente se darán puesto que para bien o para mal se sitúan dentro del mismo “universo”; esta es una cinta que queda por debajo de la Alien original de Riddley Scott en muchos sentidos y, a decir verdad, incluso de Aliens de James Cameron para ser sinceros.

Terminaré citando a la persona que escribió la crítica en The Economist (de la cual desafortunamente no pude encontrar el nombre): “Una muy buena película puede ser de hecho decepcionante. Y ésta no es una buena película. Es, más bien, una mala.”

About Rockat Radio