Casa de mi padre

Por: La Butaca de en Medio
labudem@hotmail.com

Contrario a lo que se podría pensar esta película fue escrita, dirigida y producida por personas estadounidenses, y creo que con eso en mente se puede hablar claramente de “una película gringa para mexicanos”.

Que la idiosincrasia del mexicano (y quien mejor para representar esa idiosincrasia que Gael García Bernal y Diego Luna) ha logrado permearse hacia nuestro vecino país del norte es ahora mas que nunca palpable debido a proyectos como éste, donde ciertamente todas las actitudes del mexicano están presentes; no solamente en “la manera de ser” de los personajes, sino también en el montón de guiños de ojo a la audiencia que hace la película, guiños de ojo que aluden a más de un icono de la cultura pop mexicana.

Estamos ante uno mas de los ya tan conocidos casos de “es tan mala que es muy buena” pero no se equivoquen , si es “tan mala” es porque así se quiso que fuera. Debo de hacer aquí un pequeño paréntesis, a saber, para entender muchas de las bromas uno tiene que conocer mas de uno de los elementos de la “cultura pop mexicana” (*sic).

La historia es fluida, sin embargo,hay cierto punto donde la trama se hace lenta -nada es perfecto- para luego llevarnos de vuelta a la fluidez con la que la cinta comenzó. Las actuaciones son muy buenas, y si digo muy buenas es porque la verdad sea dicha tanto Gael como Diego -permitan la prerrogativa de tutear a mis compatriotas- siempre ofrecen calidad en sus trabajos. Aquí es donde llegamos con Will Ferrell. En el caso de este actor o te gusta o lo odias y aquí pasa lo mismo, a título personal me gustan sus trabajos y su actuación en esta cinta -donde habla en español durante toda la proyección- me fue muy divertida.

De la mano del director Matt Piedmont y del escritor Andrew Steele (ambos veteranos del conocido programa Saturday Night Live) llega Casa de mi Padre, una comedia que podríamos calificar como “para iniciados en el tema”, aunque ciertamente cualquiera que sea tu género preferido algo te va a gustar de ella. Una película divertida con partes desafortunadamente lentas, sí, pero con todo, la diversión en este caso es lo que cuenta y de eso hay de sobra.

Una vez alguien dijo: “Los mexicanos estamos recobrando poco a poco el territorio que nos quitaron los gringos” y esta película es prueba de ello.

About Rockat Radio