Entrevista con Luz de Riada

Ramsés Luna (alientos), Gustavo Jacob (guitarra eléctrica), Hugo Hernández (batería) y Hugo Santos (grand stick) forman el cuarteto Luz de Riada. En entrevista, Ramsés nos platica sobre este proyecto, que surge en 2010, y su primer disco titulado Cuentos y Fábulas.

¿Qué es Luz de Riada? ¿Cómo nace este proyecto?
Luz de Riada (inundación de luz o acumulación de energía es una alegoría a la generación y acumulación de ideas). Nace en tiempos de sombras y diría que es, más bien, un neo-oscurantismo por la situación política, social y cultural en que vivimos. Con este proyecto nos replanteamos el quehacer del músico en la sociedad, que no es únicamente el de entretener o divertir, sino también el de generar cambios y movimientos en la sociedad y nuestro objetivo es activar la imaginación del escucha.

Luz de Riada tiene un antecedente que data del año 2002, cuando Hugo Santos (Saena), Rasheed Durán (Los Daniels), Mamselle Ruiz (Nocturnal de Alejandro Marcovich) y yo nos juntamos para improvisar, conformando a Organismo Mecánico Sonoro y que, por razones de agendas, dicho proyecto se vio truncado dejando varias ideas en el tintero.

¿Cómo fluye la energía dentro del grupo?
De gran amistad, es satisfactorio saber que tienes como aliado y cómplice a tu compañero de trabajo, con el que se tiene la confianza de exponer y debatir ideas.

La exploración sonora, ¿cómo la trabajaron, cómo fue su proceso creativo?
Para este disco Cuentos y Fábulas fueron dos los procesos creativos; la creación de los “cuentos” se realizó dentro del campo de la composición previamente estructurada y definida, fue como ir tejiendo colectivamente un gran telar multicolor, cada uno de los integrantes fue colaborando en la propuesta sonora hasta llegar a la conceptualización de cada cuento.

Las “fábulas” son improvisaciones libres que, en el fondo, son composiciones hechas al momento sin premeditación, sólo con la idea que serían de corta duración, grabadas a dueto con un músico invitado. La dinámica fue que se registrarían tres tomas una de un minuto, otra de tres minutos y una de tiempo indefinido, y de esas tres seleccionaríamos la mejor toma, lo cual fue muy difícil pues la mayoría eran muy buenas, los músicos invitados fueron extraordinarios y reconocidos dentro de la escena mexicana del jazz, rock, vanguardia, new age, folk y de la música orquestal, entre ellos se encuentran Wilfrido Terrazas (flauta), Alejandro Otaola (guitarra), Iván Bringas (guitarra), Ernesto Mendoza (teremin), Carlos Alegre (violín), Rodrigo Frenk (acordeón), Hugo Alfredo (zurdo), Iván Tirado (zurdo), Mamselle Ruiz (voz) y el escritor brasileño Floriano Martins (poesía).

¿Cómo nace la idea de hacer de una pieza musical una imagen sonora?
Es parte de un trabajo intelectual para darle pies y cabeza y una verdadera razón de ser a la música, para esto fue necesario un trabajo previo en la discusión del cómo, por qué y hacia dónde queríamos ir, cada pieza la sustentamos en el campo de las ideas y cada una goza de una personalidad distinta, por ejemplo, “Comparsa de cronopios” es un reconocimiento que hacemos a las personas que llevan un revolucionario dentro y que trabajan por cambiar las cosas, es un pequeño homenaje a nuestros héroes vivos, Julio Cortázar fue el creador de este adjetivo al referirse de Louis Armstrong como un gran cronopio. “Por la puerta trasera” es la representación de la tragicomedia política mexicana de la toma de poder de cierto presidente, que seguramente saldrá por ahí mismo.

Si bien su música puede tener muchas etiquetas, ¿cómo se definen?
En la concertación del contenido neto de Luz de Riada lo último en que pensamos es que género abordar y nos hemos concentrado más a fondo en el discurso, nuestra música tiene que ver con el mestizaje de toda la música que estamos absorbiendo.

Hacer música instrumental es un reto, ¿qué propone Luz de Riada para capturar la atención del escucha?
El sonido articulado con el silencio suele gozar de gran poder sobre la conciencia del escucha y no hay acto más noble que dejar que la música haga su trabajo por sí sola, para activar la imaginación del escucha.

¿Por qué elegir los cuentos y las fábulas como tema de un disco?
El objetivo fue conceptualizar el disco como un libro haciendo una analogía entre la música y la literatura; en este caso la música generada a partir de la composición previa se representó con los “cuentos” y la música generada a partir de la improvisación libre la representamos con las “fábulas”.

El disco en sí es una pieza de colección, ¿cómo concibieron el arte? ¿Quién participó en el diseño?

El CD se contemplo con el objetivo de devolverle su valor al arte del disco, que la gente que lo tuviera en sus manos sintiera el peso y la calidez del papel, y no la fragilidad y frialdad del plástico. La idea fue concebir el álbum como un libro con su camisa que arropara la portada y con un prólogo (por David Cortés) que hiciera la introducción descriptiva del contenido de Cuentos y Fábulas. Hoy en día son pocas las bandas que producen sus discos pensando en una obra de principio a fin, Cuentos y Fábulas se pensó para que sea un disco redondo que se escuche sin saltarte un capítulo de la historia.

El diseño fue realizado por el artista y amigo Edgar Arrellín Caviedes, quien ha hecho un gran número de portadas -con el Angelito Editor- para Horacio Franco, Cabezas de Cera, Eugenia León, Guillermo Velázquez, entre otros.

El tema “Doméstico Depredador” habla de la condición humana, ¿para ustedes cuál es la mejor y la peor cualidad que puede tener una persona?
La peor: la soberbia; la mejor: la humildad.

¿Cuáles son los sueños de Luz de Riada?
Llegar a todos los oídos posibles.

Foto: César Pérez.

About Leticia Zwittag

Comunicóloga, escritora, excolaboradora de La Mosca en la Pared, fotógrafa. Fanática de NIN, fiel lectora de Ray Loriga y Frédéric Beigbeder. Ama los gatos y los alfajores.