La profesión más codiciada: El abogado del Diablo

Por: Catalina Huerta

Existen películas de terror y ésta, genialmente dirigida por Taylor Hackford quien ya ha sido galardonado con un Oscar por la cinta Ray y, quien, dicho, sea de paso, se ha atrevido a actuar para asumir las penas de los actores. El abogado del diablo es una obra inmejorable en donde se delata la existencia de entidades diabólicas encarnadas en seres tan humanos como cualquiera. Por fortuna, debemos agradecerlo, no tiene ese oscurantismo de las películas en donde se recurre a la superstición, a la ignorancia o a la imposición religiosa para darle poder a demonios cuyo actuar es totalmente iracisble.

De hecho, muchas películas de terror exageran a tal grado la nota que sus protagonistas parecen chocantes y tontos en su proceder, lo que no sucede en esta película. Es más, quién no sentiría codicia por obtener todo o alguna parte de los beneficios a disposición de Kevin Lomax (Keanu Reeves): desde el simple amor de la que parece su noviecita de escuela, hasta los inacabables placeres (Connie Nielsen en el papel de Cristabella) con los cuales le tienta día a día quien más tarde sabremos es su padre.

Por supuesto, muchos habrían asumido el riesgo hasta sus últimas consecuencias tal como sucedió con Eddie Barzoon (Jeffrey Jones), sin importar no sólo la perdición de su alma sino la ineludible corrupción total de su ser. Es entonces cuando la muerte no resulta la solución final, sino la condena eterna. Mientras tanto, para Lomax, y cualquiera que acepte, el trabajo será defender a los lujuriosos, a los asesinos, a los ladrones confesos, descarados pero cubiertos de oro e influencias para pagar por su inocencia. No obstante, John Milton (Al Pacino) es un jefe demandante pero honesto, comprensivo, frontal, quien pide de manera sutil, persuasiva y eficaz. Sin duda resulta tan perturbadora su habilidad de convencimiento, incluso tanto como sus métodos.

Quién podría olvidar esa escena de la piscina en la azotea del rascacielos donde se sitúa la firma de Milton. Inolvidable resulta también una frase contundente del parlamento: “Hay quienes cuando se les presiona se concentran, otros sucumben…” Quizá pocos se lo hayan preguntado, pues bien detrás de la respuesta está el secreto hacia el éxito. ¿De cuál tipo de persona eres?

La historia inicia en un pueblecito de E.U.A. con un caso controversial de abuso sexual por parte de un maestro a quién se le imputan múltiples acusaciones, sin embargo Kevin Lomax consigue demostrar que la mayoría de éstas forman parte de un círculo de mentiras. Con ello consigue obtener un veredicto favorable para su cliente y llamar la atención de un importante bufete jurídico de Nueva York, la gran ciudad de las oportunidades para quien nunca ha perdido un caso. En ese nuevo mundo abunda el dinero, las ocupaciones, las nuevas amistades, pero sobre todo las intrigas e infidelidades. Por eso, pese al amor que siente hacia su esposa Mary Ann (Charlize Theron) el mundo de tentaciones en donde se desenvuelve empieza a corroerlo.

En un punto de la película debe elegir entre los valores familiares y la gloria. En ese instante de la película se evidencia su insaciable necesidad de fama. Será entonces cuando todo se derrumbará ante sus pies. En consecuencia deberá enfrentar a su empleador, y además progenitor, para dejar en prenda tanto la vida como el alma. Por supuesto, como era de esperarse, Milton, el mítico Diablo encarnado, encontrará la manera de restituirle la vida a su hijo, sólo para volverle a tender la trampa, cuyo cebo, como bien podría imaginarse es esa terrible debilidad por la cual han sucumbido tantos: la vanidad.

About Rockat Radio